El otro día, mientras conectábamos los ordenadores, colocábamos los libros en la biblioteca e inaugurábamos la cafetera de las nuevas oficinas de Lombok, comentábamos entre nosotros que si al final el cambio climático va en serio y esto de la climatología se desmadra del todo, quizá nos veíamos obligados a hacer una nueva mudanza, esta vez de la Zu de Zuatzu a la A del desierto de Atacama. Porque, si de un día para otro esta zona de Chile pasa de ser la más seca del mundo a experimentar las delicias del sirimiri, el granizo o la ciclogénesis explosiva (los más ancianos del lugar conocerán este reciente fenómeno como el antiguo “temporal del copón”) llegamos a la astuta conclusión de que esa gente necesitará paraguas.

Interior catálogo Ezpeleta

Como el café estaba muy rico y no nos apetecía volver a trabajar, el más remolón metió el dedo en la llaga de la tormenta de ideas improvisada: ojo, no solo necesitarán paraguas, sino un buen catálogo de paraguas, para elegir cuál le gusta más a cada cual. Que una cosa es la ciclogénesis y otra el salir a la calle con cualquier cosa. Y así, una cosa llevó a la otra, porque en Lombok, de catálogos de paraguas, y paraguas de los buenos, sabemos un rato gracias a nuestra colaboración, prácticamente desde el principio de los tiempos, con Ezpeleta.

Interior catálogo Ezpeleta, paraguas caballero.

Ezpeleta. Paraguas de verdad

A la empresa Ezpeleta le pasa un poco lo mismo. Son una empresa familiar de Oñati, cuyos miembros, allá por 1935, pensaron en poner en marcha un negocio en el que, ante todo, no se aburrieran. No tuvieron más que fijarse en el índice pluviométrico anual de Gipuzkoa para decidirse: harían paraguas.

Desde entonces se han convertido en expertos cum laude en paraguas. Insistimos, en paraguas de los buenos, resistentes y de calidad, de esos que superan la prueba de cruzar el puente del Kursaal en días de vendaval.

Sucede que los paraguas de Ezpeleta, además de correosos y fuertes, son muy bonitos. La empresa dispone de varias colecciones que muestra en los diferentes catálogos de producto que diseñamos en Lombok.

Portadas de tres ctálogo Ezpeleta diseñados por Lombok

Impresión de catálogo y catálogo digital

Ezpeleta, Gotta y HQ son tres colecciones diferentes que requieren de su propio estilo de diseño. En cada una de ellas llevamos a cabo la fotografía de producto, el diseño del catálogo y la maquetación.

En Lombok tenemos en cuenta ambos objetivos: la impresión en artes gráficas y su versión como catálogo online.

Paraguas coloridos Ezpeleta

Interior de catálogo de paraguas Ezpeleta

Umbrellas Woman, catálogo paraguas Ezpeleta diseñado por Lombok.

Catálogo de producto

Como puedes ver, en el diseño de los catálogos de paraguas de Ezpeleta tenemos en cuenta la principal virtud de un buen catálogo: claridad en el contenido, tanto en las características de los productos como en su presentación visual, donde los paraguas de Ezpeleta brillan con luz propia.

A la hora de plantear el diseño, en Lombok dependemos de la cantidad de productos que desee incluir el cliente en el catálogo, pero siempre estudiamos la mejor forma de organización del material y el número óptimo de páginas.

Paraguas coloridos. Catálogo de paraguas Ezpeleta diseñado por Lombok.

Modelo posando en catálogo de paraguas Ezpeleta

Catálogo de imagen

Hoy en día muchos catálogos de producto conviven con sutiles propuestas de imagen de marca. ¿Por qué desaprovechar un buen material gráfico que habla de nosotros igual que la mejor conversación cara a cara? Es lo que sucede en el catálogo High Quality de Ezpeleta. Las excelentes fotografías de Alex Iturralde y unos textos sugerentes definen rápidamente el estilo de la colección y el universo de la marca. Y en el interior, sin ninguna estridencia, encontramos los productos necesarios para confeccionar nuestros paraguas, en esta propuesta de Ezpeleta de paraguas personalizados.

Sombrillas Ezpeleta. Interior de catálogo paraguas Ezpeleta diseñado por Lombok.

Modelo posando en catálogo de paraguas Ezpeleta

Por lo demás, en Lombok también disponemos de nuestro propio catálogo de buenas prácticas en comunicación, marketing y publicidad. La primera regla de nuestro decálogo es “Ayudarte a dar El Gran Salto”. Las nueve restantes te las contaremos cuando te pases por aquí.