El poder de las redes sociales parece no tener techo. Cualquier persona puede hablar de lo que sea, con razón o sin ella, y su testimonio es capaz, mediante la viralización, de hacer superpopular un hecho anónimo o de desencadenar verdaderos contratiempos a las corporaciones más importantes. Cada día cientos de community managers tienen que hacer frente a problemas de reputación en la red causadas por la opinión de un usuario. En Lombok sabemos muy bien lo que es eso, y tenemos una Social Media Manager que está siempre a la que salta, dicho sea de paso.

Umberto Eco decía recientemente que “las redes sociales le dan derecho a hablar a legiones de idiotas que primero hablaban sólo en el bar después de un vaso de vino”, un “altavoz para imbéciles”. Esa es la visión negativa. La visión positiva es que un ciudadano de a pie puede cambiar la línea de producción de una gran empresa con un simple “tuit”.

Dinosaurus, dinosaurios a cucharadas

Dinosaurus, las galletas con forma de dinosaurios de Artiach, tienen un pequeño defecto: solo presentan relieve por un lado y están orientadas en la misma dirección. Eso impide enfrentarlas en terribles luchas prehistóricas durante el desayuno. Un rollo. Rocío Pérez, una periodista de El confidencial, se quejó de ello en Twitter en abril de 2014, consiguiendo cerca de 7000 “retuits”.

Una tal Rocío Pérez crea una nueva raza de dinosaurios.

El “tuit” llegó al conocimiento de Galletas Dinosaurus. Javier Coromina, del departamento de prensa de Artiach, confesó a Verne, de El País, que “pensamos hacer algo al respecto, pero lo cierto es que a nivel industrial es muy complicado modificar el aspecto de las galletas, así que decidimos esperar al próximo lanzamiento para implementar el cambio, las Dinosaurus a cucharadas”.

Así, el pasado 24 de julio galletas Dinosaurus publicaba este “tuit”:

Una tal Rocío Pérez crea una nueva raza de dinosaurios.

Increíble, ¿no? Las redes sociales tienen una influencia tremenda en la opinión pública y en la gestión de las empresas. Pueden incluso crear dinosaurios. Su poder es inescrutable.