Castello es una marca que lleva desde 1893 creando un balance entre innovación y tradición en lo que ellos mismo denominan como el arte de hacer quesos. Esto último les ha servido como inspiración para esta campaña que hoy os queremos presentar.

Eat the art

Tal y como veréis en el vídeo han querido reunir el mundo del queso, ya que es a lo que se dedican, con el mundo del arte. Para ello han recreado cuadros antiguos de bodegones donde aparecían imágenes de quesos pero con ingredientes reales y los han colocado en el Grand Central Terminal de Nueva York. Invitaban a la gente que pasaba a degustar los quesos y la gente quedó impresionada, afirmaban que pese a no conocer esa marca ahora la comprarían por que el producto era realmente bueno.

Este tipo de acciones publicitarias se vuelven virales fácilmente y tienen un poder de atracción de clientela brutal. En este caso 500.000 personas visitaron el evento “Eat the art” y 40.000 fueron los que probaron el queso y lo redujeron todo a migas sin dejar nada de comida. Seguro que a los que lo vivieron no les dejó indiferentes.

¿Qué opináis sobre este evento? ¿Alguna vez habéis presenciado algo parecido? Os invitamos a que lo compartáis con nosotros.