Se suele decir que no pesan los años sino los kilos. En realidad, lo que parece una muestra de sabiduría popular no es más que una frase que escribió un creativo publicitario. Quizá no estaba muy convencido de ella, pero tenía que entregar una campaña a tiempo. Así suele suceder, la creatividad es un músculo que se ejercita entrenando constantemente. Con la ayuda de su amiga la intuición, es capaz de encontrar la palabra justa (y de paso la pincelada, la estrategia, o la planificación) en el momento que menos te lo esperas y cuando más lo necesitas.

Creatividad

En Lombok, en efecto, este 2018 no nos ha pesado nada. Acabamos el año con la sensación de haber currado a tope y, a la vez, habérnoslo pasado muy bien. Y no, no estamos hablando de la clásica leyenda negra de despiporre de las agencias (Mad Men, cigarrillos, whiskys, lujuria y todo eso.). La nuestra es una agencia de comunicación a la vasca. Un ánimo tranquilo sostiene nuestra frenética actividad diaria. La seriedad al afrontar el trabajo convive sin problemas con la cercanía con el cliente. Somos humildes en el trato y ambiciosos en los resultados.

Por eso echamos la vista atrás y lo que vemos es un buen año. Lo principal: nos hemos reído mucho. Ahí sí, ahí quizá es justo reconocer que perdemos vasquitud en el tópico y que habitualmente nos dejamos poseer por un gracejo que sin duda ha de venir del sur, como casi todo lo cálido.

Buen humor

Dicho lo cual, te deseamos felices fiestas y un próspero 2019. Aunque cambies de calendario te esperamos en nuestra agencia en San Sebastián para todo aquello que necesites y tenga que ver con la comunicación, la publicidad y el marketing. Somos los de ahí mismo, según se entra a la izquierda. Los de las risas. Pasa, que también tenemos café.