Atónitos estamos. Impresionados de verdad por la fotografía 360º de los Alpes que acaba de hacerse pública. Por sus características técnicas. Por las dificultades de su creación. Por todo.

Para empezar, es la foto más grande del mundo. La panorámica tiene 365 gigapíxeles, y un tamaño de 1,2 millones de píxeles de ancho por 305.000 píxeles de alto. Repetimos: 365 gigapíxeles. Una barbaridad. Para componer esta panorámica, el fotógrafo italiano Filippo Blengini ha necesitado unir más de 70.000 instantáneas. El resultado es de tal calidad que si se imprimiera en 300ppp, la resolución habitual de nuestras fotos domésticas, la panorámica sería tan grande como un campo de fútbol, según la comparación realizada por el diario Clarín.

Heladitos nos hemos quedado con esta panorámica.

www.in2white.com

¿Cómo se hizo la panorámica?

El trabajo necesario para conseguir esta panorámica del macizo del Mont Blanc también es asombroso. Fueron necesarias dos semanas de trabajo en pleno invierno, a 3500 metros de altura y a temperaturas de diez grados bajo cero. Más de 35 horas de rodaje. El fotógrafo suele decir que mires al pajarito, pero en este caso el que se quedó pajarito fue él.

El resultado es espectacular. El nivel de detalle es tan increíble que, navegando con el zoom, puedes llegar a ver a los alpinistas escalando la montaña.

La cámara utilizada fue una Canon EOS 70D, objetivo EF 400mm f/2.8 II IS y un Extender 2X III. La empresa japonesa has sido uno de los patrocinadores del proyecto.

El anterior récord era el de una foto de Londres a 320 gigapíxeles, publicada en 2013. Y también hay un trabajo de la NASA sobre la luna, con 680 gigapíxeles.

Heladitos nos hemos quedado con esta panorámica.

Imagen de Londres a 320 gigapíxeles.

Disfruta al detalle del tiempo congelado del Mont Blanc. Y no olvides ponerte ropa de abrigo. Por si también te quedas helado.